DAVID GARCÍA (YOROKOBU) / Cuando el paso del tiempo y la explosión de diferentes burbujas dejaron a muchos edificios de Madrid vacíos, era difícil de imaginar que resucitarían en forma de hubs de creación tecnológica. Ocurrió con Campus Madrid, que nació del pulmón inagotable de Google, pero no ha sido el único caso.

El segundo punto caliente ya tiene nombre y sede en el 25 de la calle Rufino González. Hace unas horas se ha presentado TheCube Madrid, un edificio con 5.000 metros cuadrados dedicados íntegramente a la formación y el emprendimiento tecnológico especializado en el Internet de las cosas (IoT).

La apuesta es seria ya que viene respaldada por un presupuesto de más de 10 millones de euros aportados por más de 50 inversores a los que lidera Unlimiteck, una empresa impulsora de startups que nació en 2016 a partir de la millonaria venta de otra tecnológica, Nexium, dos años antes.

TheCube tiene ya un primer residente, MIOTI, un instituto especializado en el Internet de las cosas totalmente “maker”

Con el dinero en el bolsillo, Alberto Rodríguez y los otros tres fundadores de Unlimiteck, eliminaron la vida contemplativa como posibilidad y se marcharon a EE.UU. a aprender lo necesario para predecir el futuro en el mundo de la tecnología. Como explica Alberto Rodríguez, «nos fuimos a aprender a lugares como el MIT o Singularity University para ver cuál era la mejor manera de seguir emprendiendo. Fue sobre todo en Singularity University donde me di cuenta de que el IoT era por lo que había que apostar».

Unlimiteck comenzó a construir empresas y a posicionarse en el universo del Internet de las cosas. La inmersión les hizo detectar una carencia de formación especializada. Esa necesidad fue la que impulsó la creación de MIOTI, que también se presentó hace unas horas en el Palacio de la Prensa en Madrid.


Lee la historia completa en Yorokobu