ISABEL GARZO (YOROKOBU) / La artista Katerina Kamprani ha diseñado una colección de objetos disparatados no apta para ansiosos.

Los vídeos de objetos mal alineados o de elementos que no cuadran en un entorno ordenado generan en la mayoría de los espectadores diferentes grados de incomodidad, ansiedad o frustración.

No hace falta sufrir un trastorno obsesivo-compulsivo grave para que esas imágenes te molesten un poco, aunque la mayoría de las veces no seas capaz ni siquiera de indicar el motivo de esa molestia.

Nos referimos a vídeos como este, titulado precisamente El vídeo más insatisfactorio del mundo jamás hecho:

Lo curioso es que, pese a que estas imágenes nos incomodan de distintas formas, también ejercen un fuerte magnetismo. No podemos dejar de mirarlas, como en una tortura leve y consentida.

Todas estas emociones, y quizá otras, buscaba la artista Katerina Kamprani cuando comenzó su serie The Uncomfortable, que se puede traducir literalmente como «lo incómodo».

La atención en los objetos

Las imágenes de The Uncomfortable son limpias y minimalistas. La intención de la autora es que parezca «una sesión fotográfica seria de productos» para que los espectadores centren su atención en los objetos creyendo que son normales «y solo se den cuenta del problema unos instantes después».

En eso radica el juego que ella propone: en un primer vistazo a algo reconocible, por ejemplo una regadera; y una posterior detección de algo que no va bien. Este proceso, según ella, es muy rápido: «Cuando el espectador ve un objeto que reconoce, simula su uso en la cabeza e inmediatamente siente confusión».

Precisamente, gran parte de esa incomodidad radica en imaginarse uno intentando usar ese objeto, pinchar algo con ese tenedor imposible o sentarse en esa silla disparatada. La ansiedad es «muy común» según la artista y, aunque no tiene ejemplos de personas con ansiedad diagnosticada que le hayan dado su opinión sobre la obra, sí que se encuentra con que «algunas personas se ríen y otras se enfadan» cuando la ven en internet.

Ella no descarta que este proyecto sea, de alguna manera, una manifestación del hecho de que ella misma tenga un cierto «miedo» a encontrarse en situaciones incómodas. [Seguir leyendo].