Dentro de su área de trabajo con textos clásicos, Voadora vuelve a apostar por Shakespeare –tras su montaje de La tempestad– y esta vez elige Sueño de una noche de verano para crear una propuesta sensual, enérgica y muy plausible, donde los personajes serán infieles y se moverán confundidos entre las normas de su clase social y sus impulsos más primarios.

La compañía gallega presenta un sueño lisérgico y decadente en el que los bajos instintos gobiernan al mundo y en el que la belleza siempre oculta intenciones peligrosas. El deseo sexual, las relaciones amorosas o la identidad de género son algunos de los temas sobre los que reflexiona este texto universal que Voadora transporta a un parque en medio de cualquier ciudad europea, un reducto mágico donde puedes elegir hacer lo que quieras con tu cuerpo, a través de una trama poliédrica que sus responsables definen como “efecto mariposa”.

Dentro de su filosofía de vínculos y colaboraciones con otros artistas, el equipo ha viajado desde Latinoamérica, Europa y España para reunirse en una residencia en Compostela (Sala Agustín Magán) que se prolongará durante todo el mes de noviembre. En concreto, Voadora ha elegido al dramaturgo y director chileno Marco Layera para la adaptación del texto. Este creador es conocido internacionalmente como el enfant terrible del teatro latinoamericano debido a sus arriesgados montajes que han viajado por todo el mundo: La imaginación del futuro o La dictadura de lo cool, que se ha estrenado este año en el Festival d’Avignon y que viene de presentarse en el HAU Hebbel am Ufer de Berlín.

La dirección de Sueño de una noche de verano corre a cargo de Marta Pazos, finalista de los Premios Max 2013 por su dirección de Tokio3 y ganadora tres premios María Casares (dos por dirección y uno por escenografía), siendo la directora más joven en recibir este galardón. También forman parte del equipo el sevillano Guillermo Weickert en la parte de movimiento y actores y bailarines como Diego Anido, Areta Bolado, José Díaz, Borja Fernández, Janet Novás, Andrea Quintana, Anäel Snoek y Hugo Torres. La música, como suele ser habitual en los montajes de la compañía, es creada de manera original para el montaje por José Díaz y Hugo Torres.

La reivindicación del tránsito

El montaje se estrena en gallego en Galicia el 11 de febrero y hará una gira de unas 20 actuaciones en esta comunidad (Narón, Ourense, Pontevedra, Vilagarcía, A Coruña, Vigo, Santiago, Carballo, etc.) para luego estrenar en castellano en el Teatro Principal de Zaragoza (31 de marzo y 1 de abril).

El elenco de Sueño de una noche de verano se completa con una novena persona anónima que continúa con la estela de trabajo de habitar el teatro con personas de la calle (iniciado en un trabajo anterior de la compañía: Don Juan). Como Shakespeare presenta el tema de las transformaciones en el texto, Voadora introduce en el elenco una persona trans joven (nacida después de la transición española) que, con su testimonio, abre una puerta a la realidad dentro de esta versión.

Esta decisión encaja con la idea de este montaje de plantear nuevos espacios, habitar ese bosque que plantea Shakespeare y que el montaje sitúa entre el día y la noche, entre el hombre y la mujer, entre la vida real y la ficción, entre lo humano y lo animal y, por supuesto, entre la vigilia y el sueño.

Otros montajes de Voadora

Voadora trabaja también una segunda línea de creación que está enfocada hacia la investigación sobre nuevos lenguajes teatrales. A esta área pertenece Calypso, que aborda lo absurdo y las paradojas de la sociedad occidental contemporánea: la generación facebook, la subcultura youtube, el neotrash, la tiranía del photoshop, el selfie y la democratización de la tecnología que ha hecho nacer la sensación de que todos somos artistas. De hecho, el espectáculo se ve, se lee y discurre con la mecánica del link, pasando de una emoción a otra, de un poema a otro. La dirección es de Marta Pazos y la dramaturgia, de Fernando Epelde (ganador de dos Premios SGAE de Teatro Jardiel Poncela en 2014 y 2012 por Drone y Estado de gracia, respectivamente).

Este montaje ha visitado Madrid con gran éxito de público y crítica (en julio de 2016 con motivo del Festival de Artes Escénicas de Madrid, Frinje), Galicia (Galicia EscenaPRO, Santiago y Negreira), Comunidad Valenciana (Festival Tercera Setmana y Carme Teatre) e Islas Canarias (Teatro Victoria). Sus próximas paradas son La Fundición (Bilbao) el 19 y 20 de noviembre, La Fundición (Sevilla) del 16 al 18 de diciembre, en el marco del FeST, y el Teatro Colón de A Coruña del 3 al 4 de febrero.

Por último, la tercera área de trabajo de Voadora tiene un componente social añadido. A este apartado pertenece su actual Don Juan, de Molière, que cuenta con un elenco formado por 20 personas mayores de 65 años anónimas que se apuntan voluntariamente –y sin necesidad de experiencia teatral previa- tras una convocatoria de la compañía en el lugar donde tienen prevista la función.

Sobre la compañía

Durante 15 días, los ciudadanos trabajan en conjunto con los integrantes de la compañía con el objetivo de montar un espectáculo conjunto de 90 minutos de duración que explore los conceptos tratados en la obra Don Juan de Moliere: amor, pasión, familia, reputación, sexo, muerte… Todo ello se elabora desde la perspectiva de la tercera edad en la sociedad actual tendiendo puentes entre la rebeldía del protagonista de la obra y el día a día de los integrantes del elenco. El proyecto termina con la presentación pública del espectáculo resultante en la localidad de los actores.

Voadora nace en 2007 integrada por el actor y músico Hugo Torres, el productor, realizador y músico José Díaz, y la directora, actriz y artista plástica Marta Pazos. La compañía tiene su sede en Santiago de Compostela, pero cuenta con un espíritu nómada que les lleva a desarrollar siempre sus proyectos y residencias artísticas entre Portugal y España.

En estos nueve años ha producido más de 10 espectáculos dejando que las inquietudes artísticas marcaran el camino y buscando siempre la manera de involucrar a artistas, instituciones y públicos de diferentes realidades en una suma de sinergias que asienten sólidamente el futuro para producciones más arriesgadas.

En 2013 la compañía gana los Premios da Crítica de Galicia por su trayectoria, en la que se destaca “su lenguaje escénico asentado en la musicalidad, la búsqueda de nuevos públicos, las nuevas formas de producción, la capacidad de unir diferentes sistemas culturales tendiendo puentes y también la capacidad de asumir riesgos”.


Información remitida por La Locomotora Comunicación