ARTISMEDIA / Muchas empresas tienen página web, pero no todas tienen landing page, un recurso importante que, bien hecho, puede ser fuente de oportunidades de negocio.

La landing page o página de aterrizaje (veremos que es fácil entender por qué se llama así) es una web en la que destacamos una llamada a la acción que queremos que hagan quienes visitan nuestro sitio en Internet. Esa llamada a la acción (call to action), como parte de nuestra estrategia comercial, puede invitar a descargar un libro, cubrir un formulario, obtener un descuento, comprar un artículo…

Resumiendo más todavía: una landing page contiene una acción especifica cuyo objetivo es lograr que las visitas a nuestra web se conviertan en oportunidades de negocio (leads) y, por extensión, en clientes.

¿Pero no están ya para eso las páginas de inicio de nuestro negocio? Sí y no. Veámoslo con un sencillo ejemplo: supongamos que tenemos una zapatería cuyos artículos mostramos en todo el mundo a través de una web (el escaparate); bien, supongamos ahora que dentro del escaparate tenemos una zona dedicada a ofertas, a novedades, a productos únicos o exclusivos y queremos realizar con ellos prácticas comerciales específicas: liquidación, promoción, regalo, sorteo, etc. Es en esta parte en que la landing page cobra todo su sentido.

La “landing page” lleva a los potenciales clientes a aquella parte de nuestra propuesta comercial en que queremos que se fije

En realidad lo que hacemos con la creación de una página de aterrizaje es llevar a los potenciales clientes a aquella parte de nuestra propuesta comercial en que queremos que se fije especialmente, bien sea para captar suscriptores, centrar la atención en determinados productos o hacer promociones concretas que de otra forma podrían perderse en los centenares o miles de propuestas que tenemos a disposición en nuestra web.

Una landing page bien desarrollada no solo puede aumentar considerablemente las ventas, sino que también ayuda al usuario a tomar decisiones, evita que este se distraiga con productos que quizá no le interesen, segmenta el tráfico a nuestra web, ofrece contenidos comercialmente relevantes, centra el interés del potencial cliente, muestra en detalle lo que busca el usuario, etc.

Para lograr estos efectos la página de aterrizaje debe contener una serie de elementos fundamentales: logo de nuestra marca, iconos de nuestras cuentas en redes sociales, un título que capte la atención del cliente, una imagen de producto o servicio en promoción, un vídeo, una llamada a la acción (“compra”, “añadir el carrito”, “último día”…), beneficios del producto, testimonios y opiniones de otros clientes, una segunda llamada a la acción (“últimos días”, “cantidad limitada”…), suscripción o formulario y contacto.

Como es cierto que muchas veces una imagen vale más que mil palabras, mostramos a continuación algunos ejemplos visuales de páginas de aterrizaje en las que priman la mayoría de las reglas fundamentales que mencionamos anteriormente.

En ArtisMedia asesoramos sobre todas estas cuestiones para ayudar a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos. Su éxito también lo es nuestro en la medida en que ponemos a su disposición las herramientas para lograrlo.

landing page


landing page


landing page


landing page


landing page