JORGE BARRECHEGUREN / Me reconozco cartofílico. Pero no se preocupen, no es nada grave. Simplemente tengo querencia por las postales antiguas, más si tienen texto, como la que hoy traigo, datada en A Coruña en 1956.

Un mensaje de una persona nos permite por un momento sentirnos receptores de la misiva, vislumbrar lo más íntimo del ser humano que, con más o menos cuidado, aprovecha con su escritura hasta el último espacio del cartón.

No sabemos la razón por la que esta postal, una bella imagen de los jardines de Méndez Núñez y el Cantón Grande de A Coruña, se encontraba a la venta en la Almoneda de Vigo. Tampoco sabemos nada de Raúl […], a quién van dirigidas las palabras, ni de Chucho, Pelayo o Tonecho.

En realidad, quizá nunca fue enviada. Lo que sí sabemos es que la fuerza de la historia que encierra merece ser contada. Mejor les dejo hablar a ellos. Por razones obvias, se han omitido el apellido y parte de la dirección postal del destinatario.

Queridísimo Raúl: ¿Por qué no me escribes? Tu silencio es lacerante. Me destroza. Abanica, con tu letra, mis ansias de saberte. Vivo, eso sí, pero no me lanzas el babear de tu espuma. Quiero tus noticias… ¿Cuándo? Pronto. Hoy. No, no me hables de mañana. Sinceridad, de ti para mí, de tus cuartillas, gritadas siempre por mi codicia. No deben desflecarse nuestros “Yo” de reventante -¡jamás reventada!- humanidad. ¿Qué haces? ¿Qué sueñas? ¿Qué tropiezas? Estoy con Pelayo en La Coruña. Siete días. Te hablamos, te sentimos, te -claro está- queremos. Por aquí, bebemos calor de afectos. Hay un reír en nuestros (?). Hasta siempre, pañuelo al viento. Chucho.

¿Recibiste los libros? Estoy intranquilo.

En este corto espacio. 2 letras mías para enviar mi férvido saludo en este día de Resurrección de la carne, en la que ésta se siente remozada a impulsos de los primeros latidos primaverales… Porque mi carne, mi alma también se remozan todas las primaveras en clamores de sempiterna juventud. Pelayo.

Mi efusivo abrazo al impulsivo Tonecho. Salúdame, colgado de tu brazo, a mi pléyade de incondicionales. Lunes de Resurrección del LVI.

Don Raúl […]. Mayor-[…]. MADRID

postal