GUILLERMO PARDO / En Coruña Magazine queremos celebrar este Día Internacional de la Mujer con un reconocimiento a la labor y al esfuerzo de la coruñesa emprendedora, colectivo que aumenta día a día con mujeres que se incorporan o reincorporan al mercado laboral, que arriesgan por hacerse un hueco en él y que no se conforman con quedarse en donde están ni con lo que tienen.

En esa labor diaria, de sol a sol como cuando se trabajaba en el campo, la coruñesa emprendedora se ve muchas veces sola, como si trabajase para sí misma y no lo hiciese, como parte del colectivo humano, para contribuir al bien común. La soledad de la coruñesa emprendedora, como la de cualquier otra mujer trabajadora, es la causa de una manera injusta de hacer las cosas.

El mundo es como es porque las personas lo hemos ido configurando, como si de un programa informático se tratase, de forma que hemos tenido que instituir días internacionales para compensar aquello que hemos hecho especialmente mal.

Hay tanto daño y desmanes que compensar que no hay prácticamente día que no esté dedicado internacionalmente a algo. Este Día de la Mujer Trabajadora también lo es de la Paz Internacional, y por citar solo los del mes en que estamos, el 11 será el Europeo de las Víctimas del Terrorismo, el 15 el Mundial de los Derechos del Consumidor, el 21 el Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial… Y así hasta el 20 de diciembre, que será el Internacional de la Solidaridad Humana.

Si no hubiese habido guerras, terrorismo, discriminaciones y no nos engañasen como consumidores, no habría necesidad de acallar conciencias

Es evidente que si no hubiese habido guerras, terrorismo, discriminaciones de todo tipo y no nos engañasen como consumidores no habría necesidad de acallar conciencias, enmendar errores, buscar reconocimientos ni pedir comprensión lanzando proclamas internacionales que son, en esencia, un mea culpa de nuestro fracaso como especie en muchos aspectos que lo único que requieren es respeto.

Nuestro apoyo a la coruñesa emprendedora parte del deseo de ayudarla a que su esfuerzo sea visible y tenga al menos la recompensa del reconocimiento público, así como reivindicar para ella y para todos los trabajadores medidas radicales y leyes justas que hagan de su trabajo un medio digno de ganarse la vida, y no una forma de servidumbre y esclavitud.

Las mujeres citadas a continuación son solo una muestra de las muchas que trabajan en A Coruña, solas o en pequeños equipos, y a través de las cuales queremos rendir tributo y admiración por las personas que dedican su tiempo y su esfuerzo a crear y a construir.


pop up

Claudia Rodríguez, Natalie Barreira e Irene Pérez organizan mercados temporales

Claudia Rodríguez, Natalie Barreira e Irene Pérez forman un pequeño equipo cuyo trabajo consiste en organizar mercados temporales en los que decenas de personas que trabajan por cuenta propia tienen la oportunidad de exponer públicamente su trabajo, llegar a miles de posibles compradores y obtener un beneficio económico a través de las ventas, el verdadero oxígeno para seguir adelante.

Marketplaces como el Mercado de las Luces, A Marina Summer Market o Made in Galicia son iniciativas que estas tres mujeres piensan seguir organizando, con algunas novedades que ya preparan.


coruñesa emprendedora

Isabel Ferreirúa

Isabel Ferreirúa. Arquitecto de formación, desarrolla su actividad, de marcado carácter fiscal, en el ámbito estatal frente a organizaciones como la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), agencias tributarias de las comunidades autónomas, Dirección General de Catastro o Dirección General de Patrimonio.

Con experiencia en la valoración de inmuebles a efectos fiscales y con conocimientos jurídicos para recurrir e interponer recursos frente a la Administración, aspira a que su labor ayude a los propietarios en el tributo justo por sus inmuebles.

Detectar errores en las valoraciones catastrales produce un beneficio fiscal para los contribuyentes, al tiempo que se hacen conocedores de los derechos y obligaciones frente a los organismos a los que tributan.

La labor de esta arquitecto se hace más necesaria cuando los propietarios son empresas, puesto que el valor catastral del inmueble es muy alto y repercute proporcionalmente en los impuestos.

Su meta última es que los propietarios acudan a su estudio en fase preventiva para constatar que la valoración es correcta y que están al día en sus obligaciones. Que se reconozca al arquitecto como un posible asesor en temas fiscales e inmobiliarios, no sólo como redactor de proyectos y director de obra.


coruñesa emprendedora

Mónica Borrás

Mónica Borrás estudió Económicas, pero no llegó a ejercer. Es una de las miles de mujeres que no ha podido trabajar en aquello para lo que se formó, lo que la obligó a reciclarse profesionalmente. Desde hace 15 años se dedica al diseño web, al marketing, a la comunicación y a la programación, trabajo que durante la mayor parte del tiempo ha hecho en casa. En 2013 decidió romper con esa dinámica y se llevó los bártulos a No Importa, coworking ubicado en la calle San Andrés que le permite estar en contacto con otros profesionales, relacionarse y compartir sinergias con sus compañeros. Colabora con No Importa en la dinamización de las actividades dirigidas al público.


coruñesa emprendedora

Crizleth Pereira

Crizleth Pereira. Nació en Venezuela, donde estudió Arquitectura. Su inquietud por especializarse más la llevó a graduarse como diseñadora de interiores en la Escuela de Artes Pablo Picasso, de A Coruña. Empezó trabajando en el estudio de Jorge Pastor, presidente del Colegio de Decoradores de Galicia, y a colaborar en los diseños de establecimientos del grupo Hijos de Rivera, primero en Galicia y luego en toda España.

Tras casi cinco años en el mismo estudio se introduce en el emprendimiento con la apertura de ByUs Diseño en Arquitectura, en sociedad con un arquitecto. A través de esta iniciativa entra en contacto con el diseño industrial y crea el mobiliario de todos sus proyectos. Dos años después le surge la oportunidad de colaborar con el equipo de interiorismo que hace diseños para Zara a nivel mundial. Crizleth Pereira ha añadido otro eslabón a su carrera y actualmente trabaja en su empresa X52 Interiorismo, centrándose especialmente en el diseño de viviendas unifamiliares.


coruñesa emprendedora

Raquel Vázquez según foto de Beñat Romera del Cerro

Raquel Vázquez. Esta lucense de nacimiento y betanceira de adopción tiene ante sí uno de los retos más difíciles que se le pueden presentar actualmente a alguien que comienza su carrera profesional: vivir de la literatura. No cabe duda de que lo conseguirá, y ahí van dos argumentos que abrigan esa certeza: se graduó en Filología Hispánica con una nota media de 9,45, y obtuvo una de las becas que la Fundación Antonio Gala concede a jóvenes creadores. Poeta de noche y narradora por la tarde, ha firmado ya seis libros de poesía y uno de relatos, ha publicado en revistas de prestigio como Quimera y obtenido premios como el Gloria Fuertes de Poesía Joven. En el ámbito del microrrelato, sus textos han sido incluidos en antologías y reconocidos en certámenes. Colabora en la página de microformas literarias Documenta mínima. Su libro más reciente es el poemario El hilo del invierno (Hiperión).


coruñesa emprendedora

Irene, Julia y Nuba son Cadelar / Foto: Francisco Ares

Julia Piñeiro e Irene García. Con Nuba, una golden retriever de dos años, forman el equipo de Cadelar, uno de los proyectos emprendedores más interesantes que se pueden encontrar en las búsquedas de coruñesas con ideas profesionales fuera de lo común. Su trabajo consiste en diseñar programas de intervención asistida con animales para promover mejoras en la función física, social, educacional, emocional y/o cognitiva de las personas.

Los objetivos se centran en aumentar la empatía, la sociabilidad, la autoestima, la participación, la estimulación mental y el ejercicio físico, así como disminuir el estrés, la ansiedad, la agresividad y la depresión.

Julia Piñeiro tiene en marcha otra iniciativa profesional relacionada con la etología clínica, cuyo fin es comprender y modificar los comportamientos indeseados de perros y gatos que conviven con personas.


coruñesa emprendedora

Eva Garabal

Eva Garabal es la mitad de Deloga, Junto con Ismael Blanco, su compañero profesional desde hace 12 años, decidió emprender y montar su propia empresa, ubicada en el Centro de Iniciativas Empresariales Mans (Pocomaco).

La firma cuenta con profesionales en Sociología, Ciencias Políticas y de la Administración, Economía, Psicología, Magisterio y Educación Social que desempeñan su trabajo en el ámbito de la consultoría y la asesoría. Está especializada en desarrollo local y participación ciudadana, en la creación de espacios juveniles, en proyectos de igualdad de oportunidades. de coeducación o de inclusión social, entre otros muchas áreas vinculadas a las políticas públicas y sociales.

Eva Garabal estudió Ciencias Políticas y de la Administración en Santiago, donde continuó su formación con un máster en Gestión y Administración de Empresas. Esa ampliación de conocimientos le brindó la oportunidad de trabajar en el ámbito de la consultoría, especializándose en el diseño e implementación de políticas públicas.


coruñesa emprendedora

María Fernández

María Fernández Fernández se licenció en Arquitecta en A Coruña. Al acabar la carrera abrió un estudio, que tuvo que cerrar en los peores años de la crisis. Reconoce que eso le hizo “enfadarse” un poco con la profesión, con la que dice que se está empezando a reconciliar. Se dedica principalmente a hacer reformas, lo que más le gusta, y se sigue sorprendiendo cuando sus dibujos se materializan en objetos. “Tiene algo de morbo ver cómo se transforman los espacios”, dice.

Arquifactoría, con sus cuentas en Facebook e Instagram, es la plataforma que le permite mostrar sus trabajos y lo que le inspira a la hora de proyectar. Su faceta creativa la combina haciendo tasaciones para JLL Valoraciones, y de vez en cuando realiza trabajos de investigación relacionados con la arquitectura industrial. Ha presentado ponencias para dos asociaciones de divulgación y protección de este tipo de arquitectura Incuna y Ticcih. Esta última celebrará en julio su sexto congreso sobre obra pública, en el que espera participar.

Le gusta la arquitectura industrial, a la que está familiarmente vinculada, un sector en el que empezó a investigar durante la carrera con el apoyo de su profesor Celestino García Braña, del que aprendió lo que sabe sobre arquitectura moderna.