GUILLERMO PARDO / La Casa Cabanela ha vuelto a cobrar vida de la mano de emprendedores y marcas emergentes coruñesas que han transformado el emblemático inmueble de Fuente de San Andrés en el Mercado de las Luces, un pop up navideño repleto de diseños salidos de la actividad creativa de 33 firmas con un sello personal.

El Mercado de las Luces ofrece artículos como gafas, bolsos, joyería creativa, ilustraciones, complementos de madera, decoración o prendas textiles para todas las edades, que se muestran en un espacio comprendido por una planta baja y tres niveles superiores, un soporte físico que permite a estos creadores mostrar su trabajo al público.

Mercado de las Luces

Además de las marcas expositoras, el Mercado de las Luces cuenta con la participación de cuatro artistas que cuelgan sus obras de arte en las paredes de las escaleras que conducen a la cafetería, ubicada en la tercera planta, de la que este año se encarga Pandelino.

Durante el desarrollo del pop up se harán talleres de sush, de reiki, de ilustración e incluso catas de cerveza, entre otras actividades. La organización colabora con tres oenegés en la recogida de juguetes para Equus Zebra, venta de piezas africanas de Eguire y ropa hecha en Perú de la mano de Aim Clothing.

 Este mercado de diseño e innovación tiene como objetivo impulsar a jóvenes diseñadores, emprendedores, artistas y creativos con deseos de crecer y promover su marca, producto o servicio.

El Mercado de las Luces, un espacio para todos los públicos

Más de una treintena de emprendedores hacen de la modernista Casa Cabanela un espacio único y diverso en el que tanto público infantil como adulto pueden participar en actividades específicas. La organización, de la que se ocupan Natalie Barreira, Claudia Rodríguez e Irene Pérez, pretende no solo singularizarse por sus contenidos, sino también por reactivar uno de los edificios más significativos en el ámbito comercial coruñés.

La iniciativa, que se lleva a cabo por cuarto año consecutivo, se basa en experiencias comerciales similares como Made in Galicia o A Marina Summer Market, propuestas comerciales desarrolladas en A Coruña para dar visibilidad a pequeñas empresas que, por sí solas, no tendrían posibilidad de acercase al público.

Mercado de las Luces

La Casa Cabanela, antiguo ultramarinos, fue encargada en 1911 por Antonio Cabanela Cabanillas al arquitecto Julio Galán Carvajal

La actividad del Mercado de las Luces, que se mantendrá hasta el 5 de enero, permite además abrir las puertas de uno de los edificios señeros de la ciudad: la Casa Cabanela, denominación de toda la vida eclipsada en los últimos años por la más moderna de Labase, nombre del último establecimiento comercial radicado en el solar.

La Casa Cabanela fue diseñada en 1911 por el arquitecto Julio Galán Carvajal a instancias de Antonio Cabanela Cabanillas, un comerciante que vendía al detal y suministraba a los buques productos frescos y envasados de su ultramarinos.

La tienda estaba instalada en la planta baja, mientras que el resto del edificio se utilizaba como vivienda. María del Carmen Cabanela, nieta del comerciante, lo recordaba al periodista Pablo Portabales antes una fotografía del interior del establecimiento firmada por Alberto Martí Villardefrancos en 1946.

Mercado de las Luces