GUILLERMO PARDO / La casa de Carlos Fernández Santander, ubicada en la calle Federico Tapia (A Coruña), es de esos lugares en los que cualquiera al que le gusten los libros puede ver pasar el tiempo sin consciencia de ello.

Pasillos, salas, habitaciones, incluso uno de los dos cuartos de baño de la vivienda, le sirven a Carlos Fernández Santander para acomodar los ejemplares que satisfacen su pasión por la bibliografía. Pocos rincones quedan ya para colocar las novedades que va incorporando a su extensa y especializada biblioteca, entre ellas pequeñas joyas que libera de las sombras y el polvo de las librerías de viejo.

Marino, historiador, investigador, documentalista de cine, escritor, ensayista, articulista y periodista, Carlos Fernández Santander tiene una vida rica en experiencias y conocimiento. Quizá por eso su casa es un hogar dedicado a los libros y quizá por eso también él es, antes que nada, un bibliófilo.

Carlos Fernández Santander

La mayor parte de las estancias de la vivienda están repletas de estanterías llenas de libros

En los 98 metros cuadrados de su vivienda atesora 17.000 libros que cuida, mima y protege como si de hijos se tratase. De hecho, para él, soltero y sin hijos naturales, esos 17.000 ejemplares son su progenie, que ha ido creando y cuidando con celo desde que le cogió gusto a la literatura tras leer, hace ya medio siglo, los libros de la editorial antifranquista Ruedo Ibérico.

Los libros de Carlos Fernández Santander no solo viven con él, también duermen en su compañía

Sus libros están ordenados, colocados, acondicionados y aclimatados como si estuviesen en una biblioteca profesional. Libres de polvo, con tapas y hojas bien ciudados, los libros de Carlos Fernández Santander no solo viven con él, también duermen en su compañía. El dormitorio de este coruñés nacido en 1944, tan modesto y humilde como su usuario, es en realidad una sala bibliográfica más de la vivienda, donde solo el baño principal y la cocina han quedado liberados del peso del conocimiento que atesora su inquilino.

Carlos Fernández Santander continúa añadiendo libros a su colección, que instala cuidadosamente en estanterías rotuladas con epígrafes como “Guerra Civil en Galicia”, “II Guerra Mundial” o “II República española”. Cuatro de las seis habitaciones de la vivienda guardan 5.000 ejemplares de obras sobre la monarquía española desde el siglo XIX, la II República española, la Guerra Civil, el franquismo y la transición, además de otros 1.500 sobre la II Guerra Mundial.

Como historiador, Fernández Santander es uno de los referentes en España sobre el franquismo y la guerra desatada por los sublevados contra la II República en 1936, lo que unido a su extensa bibliografía hace que lo visiten estudiantes e investigadores, a cuya disposición pone sus fondos documentales.

Carlos Fernández Santander

Carlos Fernández aprovecha cualquier hueco de su casa, incluido el dormitorio, para acomodar sus libros

Entre ellos hay ejemplares a los que él concede un gran valor simbólico y sentimental. Es el caso de la Historia de la República Española, de Josep Pla, cuatro tomos que adquirió por 25.000 pesetas, o la primera edición de Javier Mariño, dedicada por Gonzalo Torrente Ballester, de quien era gran amigo. Y una curiosidad: un bloc de notas empleado por Augusto Assía durante el juicio de Nuremberg.

El historiador había nombrado a Isaac Díaz Pardo y al Museo Carlos Maside herederos universales de su legado bibliográfico

Carlos Fernández Santander fue también fue gran amigo de Isaac Díaz Pardo, a quien había nombrado, junto con el Museo Carlos Maside, heredero universal de su legado bibliográfico. Fernández Santander ha tenido siempre en alta estima al fundador de Cerámicas do Castro, en quien encontró apoyo para la publicación de muchos de sus libros sobre el franquismo en Galicia, que llevan el sello de Ediciós do Castro.

El cambio de accionariado en la fábrica de cerámicas y la posterior salida de Díaz Pardo de su consejo de administración impulsaron a Carlos Fernández a modificar su legado para cedérselo a la Asociación Histórico-Cultural Centro de Estudos do Século XX en Galicia, creada en 2010 y de la que el propio bibliógrafo es presidente.

Carlos Fernández Santander ocupa los días con sus libros, muchos de ellos digitalizados, de cada uno de los cuales ha elaborado fichas bien estructuradas y de cuidada letra, como corresponde al documentalista que es.

Escribe sus memorias, que titula Andanzas y lleva al día, y todavía le queda tiempo para redactar la mayor parte del boletín informativo de la asociación, publicación breve y doméstica en la que se recogen hechos históricos y sociales de Galicia y A Coruña.