ISABEL FERREIRÚA / El 18 de noviembre, el grupo parlamentario de Ciudadanos presentó en el Congreso de los Diputados una proposición de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo.

La motivación de esta propuesta se fundamentaba en el hecho de que los trabajadores autónomos conforman en España un colectivo de tres millones de personas con un importante peso específico en el mercado de trabajo, haciendo hincapié en la necesidad de modificaciones en materia de protección social, especialmente en el caso de la mujer, de la que se dice textualmente: Para las mujeres en España es un reto casi imposible ser madre y autónoma al mismo tiempo”.

El Pleno del Congreso viene de aprobar la tramitación de dicha reforma. Estructuradas en 6 artículos agrupados en cuatro títulos, se desarrollan las medidas aplicables.

El Título I, sobre medidas para reducir las cargas administrativas de los autónomos, se concreta en la adaptación de las altas o bajas a los días naturales y en la flexibilidad en las multas por el retraso en los pagos a la Seguridad Social.

La ampliación de la cuota reducida de 50 euros hasta los doce meses queda establecida en el Título II.

Conciliación de la vida laboral y familiar del trabajador autónomo

El Título III desarrolla una serie de medidas para favorecer la conciliación entre la vida laboral y la familiar de los trabajadores autónomos mejorando las bonificaciones por maternidad, paternidad o cuidado de familiares, que equiparen los derechos de los trabajadores por cuenta propia con los del Régimen General.

Por último, en el Título IV se habla de clarificar los supuestos en los que se puede deducir en el IRPF por los gastos relacionados con el vehículo, así como por los suministros de agua y luz para los contribuyentes que realicen una actividad económica sin local afecto.

Esta ley es una muy buena noticia y supone un paso adelante en pro de los autónomos, a pesar de que no se han tenido en cuenta otras peticiones que los trabajadores llevan tiempo haciendo, como la equiparación de derechos en aspectos de jubilación y bajas o cuotas progresivas a la Seguridad Social que permita pagar en función de los ingresos. 

También se vienen reclamando medidas para fomentar la consolidación de los negocios, con ayudas que les permitan salir a flote en los primeros años, consiguiendo una estabilidad para ser rentables y perdurables en el tiempo generando nuevos empleos.

Está previsto que las medidas aprobadas en la ley de reforma se apliquen a principios del año próximo.